7 cosas que puedes comenzar a hacer

  1. ¡A celebrar! Tómate un buen momento para festejar con tu pareja. Salgan a un restaurante o vayan a algún lugar donde puedan estar solos y quedarse hasta tarde con una botella de champagne. Llama a tu familia y amigos más cercanos para compartir la gran noticia.
  2. Corre al spa y hazte manicure. Cuida la apariencia de tus manos y uñas, pues todo mundo estará pidiendo que le muestres ese brillante.
  3. Comiencen a pensar en posibles fechas. No tiene que ser un día especifico, pero pueden comenzar a pensar en la época del año que les gustaría casarse, meses que les gustaría evitar, si quieren casarse dentro o fuera de la ciudad, etc.
  4. Forma tu Dream Team. Piensa en las personas que son importantes para ti y que te encantaría que formen parte de tu boda, desde los que conforman el cortejo hasta las amigas que organizan las despedidas de soltera.
  5. Dinero, dinero. Quizá lo menos divertido, pero sin duda uno de los pasos más importantes. Siéntense y analicen juntos cuál es su presupuesto para la boda y quién o quienes estarán contribuyendo.
  6. Es momento de contratar a tu Wedding Planner. Es una parte esencial que te ayudará a tomar las mejores decisiones; seleccionar la locación perfecta, contratar proveedores profesionales y con experiencia y aterrizar tus ideas creativas, pero sobre todo, a quitarte todo el estrés para que tú y tu pareja puedan disfrutar de su día al máximo. ¡No dudes en contactarnos!
  7. La lista de invitados. Que comience la planificación. Determina el número de invitados que quieres en tu evento, pues de eso dependerá el tipo de lugar que necesitas, la cantidad de comida y la decoración. Empieza por los invitados que consideres prioritarios, y no olvides reservar invitaciones para los padres de ambos.

¡Haz del proceso de tu boda toda una experiencia inolvidable, no solo un día memorable!