Es común que durante la ceremonia cometamos alguno de estos errores, pero no te preocupes, ¡aquí te decimos cómo evitarlos!

  1. El Velo. Hay pocas oportunidades en la vida para llevar un hermoso velo. Sin embargo, los problemas surgen cuando el clima y las condiciones no cooperan. – Primero que nada, lo ideal es que hagas tu prueba de peinado con el velo que vas a llevar el día de tu boda. Si el velo es muy largo, dile a tu salón que lleve los pasadores suficientes.

    Lo segundo es el clima y la superficie por la que vas a entrar a la ceremonia. Si el viento es fuerte, será preferible que tomes el velo sobre tu brazo y, llegando al altar, tu dama de honor lo acomode. También aplica si la ceremonia es en un jardín y vas a pasar sobre el pasto. 
  2. Problemas con el sonido. Las pruebas de sonido y micrófono son siempre lo más recomendable. Si W Concept está organizando tu boda, no te preocupes, lo haremos unas horas antes de tu ceremonia.
  3. Pajes distraídos. Nada más adorable que una pequeña niña con su canasta de pétalos o un niño portando los anillos. Pero, también sabemos lo fácil que es que se distraigan,  lloren o no quieran hacer su recorrido por el pasillo. Planea un obsequio pequeño. Trae contigo su juguete favorito o algunos dulces al final del pasillo para ayudar a guiarlos durante la entrada del cortejo. 
  4. Se cayo el anillo y ¡que nadie se mueva! Que se caigan los anillos puede llegar a arruinar tan especial momento en que las dos personas se unen. Sobretodo si la ceremonia es sobre arena o jardín. Para evitar esta situación, asegúrense de que los anillos estén fijos al estuche o al cojín que los porta.
  5. Los Votos. No hay nada más vergonzosos que cuando uno de los dos ya dijo sus votos, el otro olvide lo que iba a decir. Escriban con anticipación y lleven sus votos consigo, o bien, que tu wedding planner se los haga llegar al ministro para que, en caso de que sufras un colapso por los nervios, puedas leerlos en el momento. 

Si alguna de estas situaciones te llegara a pasar, no pierdas la calma y mantén la actitud positiva. Los contratiempos llegan sin aviso, pero con una buena planificación, todo se puede prevenir.